LOS HABITOS Y LA CONSCIENCIA

Cada año que comienza, unos más y otros menos, desarrollamos buenos propósitos en diversos ámbitos de nuestra vida: salud, trabajo, idiomas, relaciones, viajes…
Sin embargo, el 80% de estos propósitos, suelen tender a desaparecer en las ultimas semanas de Enero, generando primero frustración y más tarde, profundo olvido…hasta las siguientes campanadas.
¿A qué responden estos “olvidos”?
Entre otros factores, es un hecho comprobado, que a los deseos y fuerza de voluntad, se opone habitualmente el testarudo hábito.
Los hábitos, han creado rutas neuronales en nuestro cerebro, generando respuestas cómodas y automáticas de funcionamiento, siendo por tanto, energéticamente mas económicas: tan sólo hay que dejarse llevar.
No es fácil cambiar.
Además de los hábitos, las creencias individuales y sociales, refuerzan una y otra vez nuestro rutinario comportamiento.
El carácter, esa “manera de ser” automática y defensiva, que modela la percepción de ti y de mi y del mundo, engloba y explica, nuestro funcionamiento cotidiano.
Tenemos el regalo de esta Vida, aqui y ahora.
¿Somos felices?
¿Desarrollamos nuestras potencialidades? ¿Somos creativos?
Quiza, nuestros hábitos, creencias y el propio carácter, nos limiten restringiendo la consciencia, para SER.

Ser conscientes de nuestras necesidades vitales, sin supérfluas creencias que confundan el “ser con tener”, nos permite expandirnos mas allá de los límites convencionales.

Ser, implica comprender.COMPRENDER que estamos de paso, y que cada minuto cuenta, cada experiencia no es buena o mala sino una oportunidad para aprender a distinguir, lo esencial de lo aprendido como verdad absoluta en la escuela o la universidad.
Ser, implica AMAR. Y para amar, es fundamental saber escuchar, sin juicio ni prejuicio ni dogma instituido.
Amar, es sentir la esencia en cada ser humano, mas allá de su raza, cultura o género y RESPETARLA..
para ello, es imprescindible VER mas alla de los intereses pólíticos, económicos, religiosos o farmacéuticos, que manipulan, enfrentan y dividen a la humanidad.
Ser, comprender y amar tambien a la NATURALEZA, para respetarla profundamente, antes de que nuestra especie sea sacudida de la faz de la tierra por tanta destructividad a los ecosistemas naturales. Olvidamos que no somos imprescindibles para la vida en el planeta, negando la evidencia de que una tierra envenenada y maltratada, nos devuelve un futuro muy incierto…si las vendas omnipotentes y cegadoras de los ojos de los monopolios mundiales no nos han arrastrado a la inconsciencia mas peligrosa de no ver.

Cada consciencia individual, cada asociacion, grupo o movimiento social, son claves para encontrar el camino hacia un mundo mas sostenible, solidario y con futuro para las generaciones venideras.

Es dificil cambiar los habitos, las creencias y el carácter. Sí. Pero es POSIBLE.
¿Qué puedes hacer?
-Comienza en casa, o en la escuela, escuchando a tu peque, o a tu adolescente.
-Aprende a interactuar por consenso, acuerdos o negociacion.
-Dedicales TIEMPO con presencia real.
Eso es Amar. Eso, es generar PAZ aquí y ahora. Ellos dependen de ti y no olvides que son tu espejo.
No bastan los buenos propósitos ni la declaración de intenciones.
Lo que importa, es la acción consciente y responsable: Con la infancia. El planeta. La Humanidad.
Y en definitiva, contigo y la VIDA que eliges vivir conscientemente,
AQUI Y AHORA. Es posible.

Deja un comentario